Mantenerse positivo cuando el resultado es negativo

Mantenerse positivo cuando el resultado es negativo

Quizás una de las cosas más duras de sobrellevar durante un tratamiento de infertilidad es la esperanza de un final feliz cuando, cada mes, la pareja se enfrenta a un resultado de embarazo negativo. Este resultado se hace especialmente duro si ese mes ha habido un ciclo de FIV o si se ha probado una estrategia de tratamiento nueva.

Mantener las esperanzas altas cuando cada mes son frustradas por una prueba negativa de embarazo es en ocasiones un reto y como tal hay que afrontarlo. Es habitual sentirse estresados, deprimidos y/o culpables (qué hice o qué no hice durante la espera) cuando recibe el diagnóstico de infertilidad y en los momentos de los resultados estos sentimientos se agravan.

He aquí algunas sugerencias para sobrellevar estos momentos:

  • Permitirse estar triste e incluso llorar: A veces, hay que reconocer que uno no se siente bien y poder expresar el duelo. Esto permitirá trabajar las emociones negativas y dejar de lado algo de dolor y estrés. Llorar relaja y respirar profundo después de un buen llanto, más.
  • Tener un plan: Una vez que se ha recibido el diagnóstico de infertilidad se tiene que decidir en pareja qué se está dispuesto a hacer y hasta donde se llegará, esto incluye un planteamiento clínico, familiar y económico. Es útil marcarse un límite y decidir cuáles son o serían los próximos pasos (o no) a dar.
  • Pensar en los objetivos: ¿Qué significa la maternidad / paternidad en su caso?, ¿qué ocurriría si a pesar de los tratamientos nunca llega un hijo?, ¿se sentiría realizada/o como persona?, ¿necesita un hijo biológico o se plantea adoptar?, ¿sentiría que su pareja es su familia si los hijos no llegan?…
  • Tomar un descanso: Si todo el asunto está suponiendo demasiado estrés, hay que darse un respiro y dejar a parte el tema de la infertilidad, los tratamientos, los positivos y los negativos a un lado durante un par de meses para pensar y tomar fuerzas.
  • Buscar apoyo: familiares y amigos suelen ayudar a pasar por los malos momentos, el camino es largo y suele ser duro… pero si la tristeza o la ansiedad se agudizan es útil buscar ayuda profesional, un lugar en el que hablar de sus sentimientos y cómo poder afrontarlos de manera más sana.
  • No ser catastrofista: A menudo una prueba negativa no significa que no se conseguirá el embarazo. Hay que afrontar cada ciclo con esperanza y optimismo.
  • No abandonar tu vida al tratar de crear una nueva: Continúa haciendo esas cosas que te encantaba hacer. Deporte, cine, viajes… Y sobre todo no perder la vida sexual (la primera fuente de placer que se resiente), mantenerla activa incluso cuando “no toca”, esto ayuda a no perder una parte importante de placer vital, tan necesario como otros.